La Casa de Su Majestad el Rey es el organismo que, bajo la dependencia directa del Rey de España tiene como misión servirle de apoyo en cuantas actividades se deriven de sus funciones como Jefe del Estado.

También atiende a la organización y funcionamiento del régimen interior de la residencia privada de la Familia Real Española en el Palacio de la Zarzuela.Estructura
En virtud del Real Decreto 434/1988, de 6 de mayo, sobre reestructuración de la Casa de Su Majestad el Rey, y de las Órdenes del Jefe de la Casa de 17 de abril de 1996 y de 21 de diciembre de 2006 dictadas al amparo del artículo 14 del citado Real Decreto, la estructura actual de la misma es la siguiente:

Jefe de la Casa de Su Majestad el Rey
Secretaría General, cuyo responsable es el Segundo Jefe de la Casa y Secretario General, del que dependen las siguientes unidades:
Gabinete de Planificación y Coordinación, del que dependen la Secretaría de Despacho y Actividades y Programas
Secretaría de S.M. la Reina, lleva a cabo el estudio, preparación y ejecución de los asuntos relacionados con las actividades de Su Majestad la Reina y de Sus Altezas Reales las Infantas.
Secretaría de S.A.R. el Príncipe de Asturias, lleva a cabo el estudio, preparación y ejecución de los asuntos relacionados con las actividades de Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias.
Servicio de Seguridad, del que depende el Centro de Comunicaciones e Informática
Relaciones con los Medios de Comunicación
Protocolo
Intendencia
Administración, Infraestructura y Servicios
Cuarto Militar, que constituye la representación de honor de los ejércitos, cuyo responsable es un Oficial General en situación de actividad, del que dependen:
Los ayudantes de campo de S.M. el Rey.
Los ayudantes de campo de S.A.R. el Príncipe de Asturias. Los Ayudantes asisten a Su Alteza Real de forma permanente y, en el desarrollo de actividades oficiales, a Su Alteza Real la Princesa de Asturias.
Un Gabinete.
La Guardia Real.
Según el artículo 65.2 de la Constitución Española: El Rey nombra y releva libremente a los miembros civiles y militares de su casa

Presupuesto
Los Presupuestos Generales del Estado contemplan una partida específica para hacer frente a los gastos de la Casa de S.M. el Rey, ya que según lo expuesto en el artículo 65.1 de la Constitución, «El Rey recibe una cantidad global para el sostenimiento de su Familia y Casa, y distribuye libremente la misma»; de esta forma el presupuesto no necesita ser justificado y, por disposición constitucional, es de libre disposición del monarca, quien también nombrará al personal militar y civil a su cargo.
Para el año 2008 se han presupuestado 8,6 millones de euros[2] para los gastos de la Casa. De esta partida salen los salarios del Jefe de la Casa del Rey (con categoría de ministro), y del Secretario General (con categoría de Secretario de Estado). También los de los responsables de los gabinetes de coordinación (unos 25 empleados); los de los 10 ó 12 empleados de la Secretaría de la Reina, que atiende también a las infantas; los de las aproximadamente 15 personas que trabajan en la Secretaría del Príncipe de Asturias; los de los empleados de la Jefatura de Medios de Comunicación, del departamento de protocolo, del de seguridad, y, finalmente los de los responsables de los servicios de administración, informática y personal. Dentro de esta partida también se incluyen los “complementos” de los sueldos de los funcionarios de la Casa a los que se les paga desde otros Ministerios, y, por supuesto, el dinero que reciben el Rey, la Reina y el Príncipe de Asturias. Además de las cantidades que se les debe otorgar a las infantas por asistir a los distintos actos en representación del Estado o la Corona.
A los 8,6 millones hay que sumar, al menos, otros 5,9 millones para el “apoyo a la gestión administrativa de la Jefatura del Estado”.[4] Esta cantidad adicional se utiliza para pagar los sueldos de la mayor parte de los 137 empleados de la Casa.
Para el año 2007 se presupuestaron 8,28 millones de euros, y en el para el año 2006, el presupuesto anual de la Casa ascendía a 8,05 millones de euros, esto correspondió a un incremente respecto al año anterior de un 3,5%, el incremento más bajo entre las Altas Instituciones del Estado.
Los gastos totales de la Casa Real, incluyendo su asignación oficial, pueden elevarse en la práctica a casi 25 millones, incluyendo los gastos de desplazamientos, el mantenimiento de bienes muebles e inmuebles (que como propiedad de Patrimonio Nacional, se incluyen en su presupuesto específico), el mantenimiento de los 60 vehículos oficiales (que son parte del Parque Móvil del Estado, y se incluye en su presupuesto específico en el Ministerio de Hacienda y los viajes al extranjero, que son sufragados por el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Críticas
La cuantía de los gastos que origina la Casa de S.M. el Rey ha sido criticada desde distintos sectores de la izquierda, habiéndose denunciado su presunta opacidad y elevado importe. Dentro de la polémica que generan estas disposiciones, Esquerra Republicana de Catalunya ha presentado diversas iniciativas y preguntas, que han sido rechazadas por el Parlamento. Se aduce contra estas opiniones que la presunta opacidad es inexistente, ya que los gastos de la Casa de S.M el Rey son aprobados por el Congreso y quedan consignados en los Presupuestos Generales del Estado, y que la Jefatura del Estado, al igual que otras instituciones como el Tribunal Constitucional, las Cortes, o el Consejo General del Poder Judicial, debe mantener su independencia y no ser controlada por el Gobierno de turno. Esta situación de independencia de la Jefatura del Estado se repite en la mayoría de los países democráticos.
Asimismo, la cuantía de los gastos de la Casa Real se encuentra en el mismo rango que el de otras jefaturas de Estado y monarquías constitucionales europeas, aunque la comparación estricta no es posible puesto que ni las funciones desempeñadas por los monarcas son las mismas, ni se corresponden las partidas contables. La Casa Real Británica tuvo unos gastos (2005-6) de 37,4 millones de libras (55,4 millones de euros), sin incluir los gastos en seguridad,[11] además la Reina y el Príncipe reciben anualmente cantidades millonarias por sus distintas posesiones. La asignación anual del Rey de Suecia asciende a 100 millones de coronas (11,6 millones de euros), sin incluir el mantenimiento de los inmuebles, y el coste total de la Jefatura de Estado asciende a 20,5 millones de euros[cita requerida].
A la hora de comparar con los gastos de una república, la elección más acertada es Italia, cuya Jefatura de Estado tiene unos gastos aún más opacos que los españoles y mucho más elevados, casi 200 millones de euros en 2007 (aunque también cuenta con aproximadamente 900 empleados frente a los 137 de España).[12] [3] ; en cuanto al presupuesto de la Presidencia de la República Francesa asciende a 90 millones de euros (sin especificar gastos),[7] excluyendo los sueldos de 866 de sus 957 empleados, que corren a cargo de distintos ministerios.
La Familia Real española procede del exilio por lo que, al contrario que el resto de monarquías europeas que han ido acumulando patrimonio a lo largo de los siglos, su patrimonio es de los más bajos. Tras la partida del rey Alfonso XIII al exilio en 1931, todas las propiedades de la Familia pasaron a ser propiedad de Patrimonio Nacional y así continúan hasta la fecha.

Jefes de la Casa del Rey
1975–2 de diciembre — Nicolás Cotoner y Cotoner, marqués de Mondéjar
1990–22 de enero — Sabino Fernández Campo, conde de Latores
1993–8 de enero — José Fernando de Almansa Moreno-Barreda, vizconde del Castillo de Almansa
2002–17 de diciembre — Alberto Aza Arias

 

fuente: www.wikipedia.es

¿Estás interesado en alguno de nuestros cursos?