Hemos hablado mucho de Sierra Nevada. Este lugar, que cuenta con el pico más alto de la península (Mulhacén 3500 msnm), es muy importante para los granadinos. Conocemos la gran variedad de actividades deportivas que se pueden realizar allí. Sin embargo, también la sierra es el lugar donde nace uno de los seres más conocidos de la mitología andaluza, el mono careto.

La necesidad de la literatura

Desde la simpleza de la lógica, algo que se tiende a despreciar algo más en países del sur, se podría pensar que la literatura sirve para ser disfrutada. Sin embargo la función de la literatura, entendiendo por ella no tan sólo los textos escritos sino el arte de expresar y crear ideas, es absolutamente necesaria.

Durante toda la existencia se le han atribuido a los dioses lo que corresponde a la naturaleza. También se le ha atribuido a las leyendas los peligros reales que deben ser tenidos en cuenta. Así, en cada país hemos vivido con la idea de que uno de los mayores criminales del país (el Lute en España para los niños españoles, Jack el Destripador para las mujeres inglesas, etc) podrían alterar la tranquilidad de la calle. Poner a este tipo de personajes, ya sean seres mitológicos u hombres a los que se les atribuye una maldad infinita, ha servido para andar con cuidado por las calles. Pero hay muchos ejemplos diferentes de esto mismo que transmiten ideas diferentes cada una. En el entorno de Sierra Nevada, lo que se intenta transmitir es el miedo a un entorno desconocido y a lo insignificante del humano ante la montaña.

De alguna manera estas historias han comunicado de la manera más eficiente el mensaje que se pensaba que se debía transmitir.

El mono careto

Granada, y el que conoce esta sección del blog de Imsol lo sabe, es una tierra soñadora en la que las leyendas han conseguido arraigar con fuerza. Y por supuesto, sobre el entorno de Sierra Nevada también existen leyendas.

Se trata del mono-careto, un ser que, dependiendo de la fantasía con la que se le cuente, puede ser una especie de mono o un duende. De las características físicas se cuenta que son pequeños, peludos y similares al simio. Sin embargo, por el nombre, suponemos que la cara tiene que ser algo que les identifique especialmente.

El mono careto es la sublimación de una característica muy granadina como “la malafollá granaína”, es decir, un mal humor aparente para tratar a los demás que no se siente como tal. No obstante, de estos monos careto si se cuenta que son malvados.

Aludes de nieve para sepultar a montañeros, cortar cuerdas a escaladores o desprendimientos de rocas son las formas que tienen, entre otras, de castigar a todo el que pretenda tomarse Sierra Nevada como un lugar para pasarlo bien sin preocupaciones.

De alguna forma, si existen estos seres en la mitología andaluza, es para advertir a todos de que la montaña es un lugar donde puedes disfrutar mucho, pero debes tener cuidado. Al fin y al cabo es un entorno hostil que debes conocer bien antes de realizar ciertas prácticas.

La leyenda del mono careto - Mitología andaluza - Escuela de español

Comments

¿Estás interesado en alguno de nuestros cursos?