¡Tenemos una provincia “de cine”! La famosa serie inglesa Black Mirror, emitida por Netflix, ha elegido la Casa del desierto en Gorafe (Granada) para los nuevos episodios de la quinta temporada.

Como muchos saben, Black Mirror es una serie de ciencia ficción cuya característica es la representación de un futuro imaginario pero no lejano de nuestra realidad, un futuro en el cual el uso de las tecnologías actuales es llevado al extremo y con resultados casi fatales.

Por lo tanto el desierto de Gorafe, un lugar donde la naturaleza todavía prevalece sobre lo artificial, resulta ser el sitio perfecto donde el hombre puede “desconectar” de un mundo sometido a la tecnología.

A pesar de la primacía de la naturaleza, en este sitio destaca la presencia de una vivienda de vidrio. Se trata de una casa que emerge de la nada, un cubo de cristal de tres capas fabricado en Luxemburgo, con un interior aislado y confortable donde por la noche puedes admirar las estrellas (gracias a la ausencia de luz artificial) y la inmensidad del universo en un silencio mágico.

De hecho, la hermosura de este lugar ha hecho que la casa de cristal ya haya sido elegida para otros rodajes y shootings de grandes productoras y firmas, como la editorial Mi Boda Rocks y la fotógrafa Anna Ponsa López. También la serie Black Mirror ya había rodado un capitulo ahí, precisamente el segundo, Smithereens, protagonizo por Topher Grace, actor principal de Spider Man 3.

Además, el alcalde de la localidad explicó que “Se trata de una importantísima oportunidad para consolidar el modelo de desarrollo turístico sostenible que estamos impulsando en nuestro municipio”.

No solo se trata de un lugar donde el hombre puede recuperar su antiguo contacto con la naturaleza, sino que también nos enseña cómo podríamos cuidar del mundo y respetarlo, con trabajos de ingeniería y arquitectura menos nocivos para nuestro entorno.  De hecho se considera una “arquitectura extrema” que explora y desafía las maneras de fabricar edificios confortables y eficientes con el vidrio.

En conclusión la Casa del desierto, entre recuperación de la naturaleza y experimentos arquitectónicos y de ingeniería, puede servir como inspiración para los próximos trabajos y para tutelar el futuro de nuestro planeta.

Animamos a nuestros estudiantes a que visiten la zona, ¡es sorprendente!