Michelle Obama, su hija pequeña, su extensa comitiva, su equipo diplomático y su impresionante dispositivo de seguridad formado por agentes de la Guardia Civil, Policía Nacional y Local se trasladan hoy de Marbella, donde ayer causó furor su paseo con el hombro al aire, a Granada. Pasarán el día visitando los lugares más turísticos de la ciudad y, quizá, asistiendo a la puesta de sol que Bill Clinton definió como “la más bonita del mundo”.Se trata de una visita “estrictamente privada” por expresa petición de la primera dama de Estados Unidos, que se encuentra alojada desde ayer junto con su hija Sasha, de nueve años, en el hotel Villa Padierna, en el municipio malagueño de Benahavís, cerca de Marbella y Estepona. Su primera parada en la ciudad nazarí será la Catedral, adonde se prevé que lleguen sobre las 14.30. Aunque aún no está confirmado, fuentes de la Subdelegación del Gobierno consideran “bastante probable” que durante la visita se corte el paso de tráfico rodado en una de las principales arterias del centro, la Gran Vía, para facilitar las labores de los agentes.

La Alhambra, de noche

Posteriormente, la comitiva se desplazará hasta el tradicional barrio del Albaicín, que se encuentra a los pies de la Alhambra y está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Por el momento no está confirmado si la mujer de Barack Obama hará una parada en el mirador de San Nicolás de este barrio al igual que hiciera, a finales de los noventa, el ex presidente Bill Clinton. La visita por el centro histórico de la ciudad acabará en el barrio de Sacromonte, donde disfrutarán de un espectáculo flamenco en el interior de una cueva de la mano del bailaor Juan Andrés Maya.
Posteriormente, sobre las 19.00, degustarán una cena ligera en el Parador de San Francisco, un antiguo convento construido por decisión de los Reyes Católicos sobre un palacio nazarí del que aún se conservan importantes restos. Por último, la primera dama dará un paseo nocturno entre las ocho y las diez por la Alhambra y el Generalife, un gran acierto. La mayoría de los turistas aguantan colas y mucho calor en las concurridas visitas matutinas, cuando por la noche, los palacios nazaríes son de un puñado de visitantes y de los gatos que se acicalan cual reencarnación de las concubinas en las fuentes del palacio. Les guiará la directora del monumento, María del Mar Villafranca.La visita de la mujer del presidente de Estados Unidos a Granada ha sido muy bien acogida por los habitantes y el Ayuntamiento de la capital, especialmente por su alcalde, José Torres Hurtado, quien no tiene “palabras suficientes para expresar su agradecimiento”, ya que este acontecimiento supondrá “un gran espaldarazo publicitario para una ciudad que vive del turismo”. El regidor granadino “respetará” la decisión de la primera dama estadounidense de realizar una visita privada a la ciudad, por lo que no habrá saludo de autoridades para “no molestarla”. “Nos parece genial que venga a Granada por motivos de placer y descanso y queremos que disfrute como una turista más de la ciudad más bonita del mundo”, añadió Torres Hurtado.

La Diputación de Granada también se ha congratulado de los efectos positivos que tendrá la visita de la mujer del presidente de Estados Unidos al considerar que “va a descubrir a muchos americanos que existe” esta ciudad. El vicepresidente del Patronato de Turismo, José López Gallardo, ha señalado que las imágenes de la primera dama estadounidense paseando por las calles de la ciudad serán retransmitidas en todo el mundo, especialmente en Estados Unidos, lo que “desde el punto de vista turístico es muy importante”.
 

¿Estás interesado en alguno de nuestros cursos?