España (nombre oficial: “Reino de España”) es un Estado del sur-oeste de Europa y del norte de África, que limita con los países de Francia y Andorra al noreste, al otro lado de la cordillera de los Pirineos, con Portugal al oeste y con Marruecos al sur, en su frontera de Ceuta, al otro lado del estrecho de Gibraltar y en su frontera de Melilla, también en el continente africano. También limita al sur con el Reino Unido en su frontera con Gibraltar. Por el norte está a orillas del mar Cantábrico, el océano Atlántico al oeste y el mar Mediterráneo al este. Además de ocupar la mayor parte de la Península Ibérica, España está formada por dos archipiélagos (el de las Islas Canarias en el océano Atlántico y el de las Islas Baleares en el mar Mediterráneo) y dos ciudades autónomas (Ceuta y Melilla) en el norte de África, aparte de varias islas menores en esta zona y otras cercanas a la península, como el Peñón de Vélez de la Gomera, el Peñón de Alhucemas, las Islas Chafarinas y la Isla del Perejil.
Se encuentra entre Europa y África y entre dos áreas de influencia, la del Mediterráneo y la del Atlántico que dará lugar a una importante variedad:

Relieve: se manifiestan todos los ciclos orogénicos y de sedimentación que se han dado a lo largo de la historia por lo que se manifiestan los materiales y formas propias de cada ciclo orogénico.
Clima: deriva de su situación peninsular que estaría expuesta a masas de aire frío y caliente, el predominio de cada una de ellas dará un tipo climático, en el norte habrá un clima océanico (más frío y húmedo) propiciado por las borrascas y mediterráneo en el meridional dando un clima seco y cálido.
Vegetación: influida por el clima, especies adaptadas a la aridez (xerófilas) comunes en el sur de España, adaptadas a la humedad (hidrófilas) en el norte.
Humana: poblaciones que han hecho incursiones en España como romanos o los musulmanes con mejoras en el cultivo. La confluencia de estos pueblos es lo que ha determinado la cultura y valores humanos.

La parte peninsular de España posee unos 3.167 km de costa. A los que habría que añadir los 956 del litoral portugués, para completar el litoral peninsular. En este trazado, si prescindimos de la costa bastante articulada de Galicia, y a pesar de los óvalos mediterráneos, no hay grandes entrantes ni recovecos.

Ya los antiguos observaron la diferente tonalidad de las aguas costeras, en el mar Mediterráneo, azul intenso: en el Atlántico, verde; pero la oposición también se da en la forma de la costa: por una parte en el Atlántico predomina la línea recta, la marea amplia, hay largos sectores de rías y cañones submarinos. En el mediterráneo, los arcos sustituyen a las líneas rectas, no hay mareas apreciables, solo algunas rías o calas , pero muchos deltas y largas playas.

El cabo de San Vicente puede considerarse como el punto de separación de una forma de costa y otra, incluyendo el golfo de Cádiz en las mediterráneas por sus especiales características más próximas a éstas que a las atlánticas.

En el Cantábrico, a lo largo de unos 770 km la costa tiene dirección este-oeste, es rectilínea, y su trazado refleja un gran accidente geológico orientado en la misma dirección, la Cordillera Cantábrica. En Galicia describe un giro de 180° y toma la dirección norte-sur, hasta la punta del cabo de San Vicente, en Portugal. Dicha costa es también rectilínea en otros 800 km. A partir de aquí el contorno litoral es más sinuoso y empiezan los óvalos mediterráneos o grandes arcos que se inician con el golfo de Cádiz, sigue el óvalo del mar de Alborán, aquí la costa tuerce hacia el nordeste y dibuja otros dos óvalos muy abiertos entre los cabos de Gata y Palos y entre éste y el de la Nao y finalmente el dilatado y abierto golfo de Valencia, que podemos considerar que termina con el saliente del delta del Ebro. A partir de aquí la costa vuelve a ser bastante rectilínea y corre casi paralela a la Cadena Costera Catalana hasta el cabo de Begur, en donde se adentra para formar el golfo de Rosas, extendido hasta el cabo de Creus.

Principales climas de España.

En la península Ibérica hay multitud de climas debido a la orografía y la disposición de las costas, por lo que se puede hablar de microclimas locales en muchas ocasiones. A grandes rasgos nos encontramos con:

Clima atlántico: se da en Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco y Navarra. Se caracteriza por las precipitaciones abundantes repartidas a lo largo del año y temperaturas suaves tanto en invierno como en verano (La Coruña: 10,4 °C en enero, 19,2 °C en agosto y 1.008 mm; Bilbao: 7,1 °C en enero, 20,3 °C en agosto y 1.195 mm).

Clima oceánico continental: se da en Castilla y León, Madrid, La Rioja, Castilla-La Mancha, Extremadura y Andalucía. Es un clima de precipitaciones más escasas, concentradas en invierno y mayor oscilación tanto diaria como interanual. En las zonas de mayor altura se dan inviernos muy fríos y veranos templados (Soria: 2,9 °C en enero, 20,0 °C en julio), mientras que en el sur y zonas bajas los inviernos son más suaves y los veranos muy calurosos (Córdoba: 9,2 °C en enero, 27,2 °C en julio).

Clima continental: o mediterráneo de interior se da en Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia, Castilla-La Mancha y Andalucía. Las precipitaciones son escasas y se dan sobre todo en primavera y otoño. Sigue la misma tendencia térmica que el oceánico continental (Murcia: 10,1 °C en enero, 26,7 °C en agosto). Las oscilaciones térmicas diarias en algunas zonas llegan a ser de más de 25 °C.

Clima mediterráneo: se da en Cataluña, Baleares, Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía. Las precipitaciones son escasas, se concentran sobre todo en otoño (a veces de forma torrencial) y van disminuyendo de norte a sur desde el mediterráneo húmedo al árido (Barcelona 640 mm, Tortosa 524 mm, Valencia 454 mm, Alicante 336 mm, Almería 196 mm). Las temperaturas son suaves en invierno y cálidas en verano, con una oscilación menor que en los climas continentales pero mayor que en el oceánico (Barcelona: 8,9 °C en enero, 23,6 °C en agosto; Alicante: 11,5 °C en enero, 25,5 °C en agosto).

Clima subtropical: se da en Canarias y en la costa oriental de Andalucía (Costa del Sol), y se caracteriza por las temperaturas suaves durante todo el año y la inexistencia de un invierno térmico Las precipitaciones varían mucho dependiendo de la orografía de la zona.

El Clima es Mediterráneo-Subtropical, con inviernos suaves y cálidos veranos.

Entre Noviembre y Febrero pueden llegar borrascas de aire frío que afectan a esta zona, pero las temperaturas bajan notablemente, por ejemplo, que un día de Diciembre esté despejado y 18º de máxima, y el día siguiente 14º de máxima y lluvia.

Igualmente entre Mayo y Septiembre pueden llegar olas de calor (llegan más en verano, pero a veces también en Mayo y Septiembre), por ejemplo, un día de Agosto con 32º, y un día después 38º. Las temperaturas por encima de 35º en Verano son muy frecuentes, y las máximas de más de 40º ocurren durante algunos días en Julio y Agosto, pero no de forma continua.

Las temperaturas no bajan de 5º-6º normalmente, pero en olas de frío pueden llegar a 4º, aunque es bastante raro. Las heladas son muy raras, y también la nieve es muy rara. Algunos días en verano, el mercurio se puede disparar llegando a valores de +40º, pero no muy continuadamente, sino que unos días. Igualmente en invierno, a consecuencia de las olas de frío, el mercurio puede bajar a tan sólo 4º, pero sólo 1 ó 2 días.

La temperatura media anual es de 18.5 °C.

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Geograf%C3%ADa_de_Espa%C3%B1a

 

¿Estás interesado en alguno de nuestros cursos?