Para los españoles los diminutivos son una manera de expresar  tamaño, cariño, juventud o para quitar de importancia una palabra.

Para formar el diminutivo de una palabra, se añade el sufijo -ito/ita,-ico/ica, -illo/illa, -ín/ina al final de la palabra. La elección entre las diferentes formas depende de la persona que habla, sobre todo de su origen geográfico.

Los diminutivos se pueden utilizar con sustantivos (gatito), adjetivos (tranquilito) y adverbios (rapidito).

 

Algunos ejemplos de diminutivo:

Casa – casita – casucha

Hermana – hermanita

Portón – portoncito

Perro – perrito

Niño – niñín – niñito

Mujer – mujercilla

 

Con palabras monosílabas que terminan en consonante, se suele añadir –ecito/a. Si la última consonante es “z”, se transforma en “c”.

Ej. Pan – panecito

Tren – trenecito

Pez – pececito

Luz – lucecita

 

Existen algunas palabras defectivas, o sea que no tienen diminutivo.

Ej. bondad, lenguaje, apetito, útil, lunes, viernes, ciudad, edad…

 

¿Estás interesado en alguno de nuestros cursos?