Aunque la mona se vista de seda, ¡¡¡mona se queda!!!

Aunque la mona se vista de seda, ¡¡¡mona se queda!!!

Este refrán indica que cualquiera puede mudar lo exterior pero la escencia sigue siendo la misma. No importa cuantas veces modifiques tu apariencia, siempre conservaras tu interior y mantendras tu misma esencia.

Hay cosas que, por mucho que intentemos esconder o disfrazar, siempre seguirán siendo como son.

Otros Proverbios

Agua de febrero, llena el granero
A la tercera va la vencida
Gallina vieja hace buen caldo
Haciendo y deshaciendo se va aprendiendo