Aunque la mona se vista de seda, ¡¡¡mona se queda!!!

Aunque la mona se vista de seda, ¡¡¡mona se queda!!!

Este refrán indica que cualquiera puede mudar lo exterior pero la escencia sigue siendo la misma. No importa cuantas veces modifiques tu apariencia, siempre conservaras tu interior y mantendras tu misma esencia.

Hay cosas que, por mucho que intentemos esconder o disfrazar, siempre seguirán siendo como son.

Otros Proverbios

Al mal tiempo, buena cara
Hacia la Virgen del Pilar comienza el tiempo a cambiar.
Nunca es tarde si la dicha es buena.
Atar los perros con longanizas

¿Estás interesado en alguno de nuestros cursos?