Método Preparación:

La cocina española ofrece innumerables platos dada su amplia tradición culinaria. Entre los innumerables manjares está sin duda el famoso jamón serrano, en Italia llamado “prosciutto crudo”.

Jamón Serrano

COMPOSICIÓN JAMÓN SERRANO

Literalmente “jamón de montaña”, es un alimento elaborado mediante la salazón y el secado al aire libre de las extremidades traseras del cerdo blanco. también se conoce como “jamón del país” o “jamón curado”. Puede llamarse “paleta” o “paletilla” cuando se utilizan las extremidades anteriores. El jamón serrano está reconocido como una especialidad tradicional garantizada.

CÓMO ACOMPAÑARLO

Este jamón se puede combinar con diferentes productos; va bien con casi todo. Puede comerse solo, pero suele acompañarse de pan, queso, fruta, pescado, verduras, etc.

Al tener un sabor intenso, es fácil de combinar y permite una amplia gama de interpretaciones al gusto de todos. También es muy común comerlo con las tapas, incluso añadiéndolo a platos sencillos o más elaborados. Es excelente tanto para la cocina tradicional como para la más creativa.

QUÉ BEBER

Los vinos tintos jóvenes van bien con el jamón serrano. Se suavizan sus aromas y se envuelven en grasa, creando una mezcla expresiva.

En cuanto a los blancos, van bien juntos siempre que tengan algo de edad. Es mejor no optar por los blancos jóvenes, que suelen tener notas afrutadas y acidez. Se perderán con el sabor intenso y la textura grasa del jamón.

Los vinos blancos dulces tampoco son los más recomendables para el maridaje, ya que suelen adormecer las papilas gustativas e impiden disfrutar de una comida tan sabrosa y expresiva.