Método Preparación:

 

 

Poner las chufas a remojo,24/48 horas( cambiando el agua varias veces) para que  se hidraten y se esponjen.

 

Pasado este tiempo, ponemos las chufas hidratadas en un recipiente con un poco de agua y empezamos a triturarlas con la batidora.

Poco a poco irá saliendo la leche de la chufa o la horchata. Después lo pasamos por un chino para dos cosas: retirar las  impurezas y para exprimir un poco más las chufas. Es una labor costosa y requiere de paciencia y mucha fuerza manual.

Después añadimos el azúcar y el resto del agua al recipiente y mezclamos enérgicamente. Lo metemos a la nevera un par de horas para que esté bien fresquito.

 

Degustación

Finalmente servimos la horchata casera de chufa y solo queda disfrutar de esta refrescante bebida. Por cierto, la horchata casera es para consumir en cuestión de horas, si no se estropea muy fácilmente.