A quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga

Hoy Imsol os propone un proverbio relacionado con el imaginario cristiano: “A quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga”.

Este refrán nació a partir de la convicción de que, si Dios manda algo, solo hay que aceptarlo. Esto significa que cuando pasa algo solo podemos resignarnos frente a las circunstancias.

Por lo tanto, desde el punto de vista espiritual, cuando ocurre algo, o bien es el resultado de la voluntad de Dios, o bien Dios lo ha permitido, así que una persona debe aceptar su suerte y pedir la bendición de San Pedro. La invocación a San Pedro es debida al hecho de que este santo tuvo que aprender a obedecer a Dios y también porque se convirtió en cabeza de la Iglesia. A pesar del papel de San Pedro, en algunas variantes del proverbio su nombre se reemplaza por el de algún santo patrono, como: “A quien Dios se la diere, San Antón se la bendiga”.

Dicho refrán es ambivalente porque se emplea tanto cuando estamos conformes con algo cuanto para enseñar indiferencia. De todas maneras quiere decir que cada cual debe ser responsable de su propio destino y asumir una actitud positiva y madura frente a la suerte, sacando de ella el mejor provecho.

A Quien Dios Se La De San Pedro Se La Bendiga

Otros Proverbios

Donde fueres, haz lo que vieres
En tierra de ciegos el tuerto es rey
El que ríe el último, ríe mejor
A la cama no te irás sin saber una cosa más.

¿Estás interesado en alguno de nuestros cursos?