El tiempo todo lo cura

A veces nos sentimos tristes, solos, cansados por situaciones que pasan cada día. A veces, hechos o personas nos hacen heridas que permanecen por mucho tiempo. Pero IMSOL os propone hoy un refrán muy utilizado por todos: “el tiempo todo lo cura”. Vamos a ver qué significa y para qué sirve cuando vivimos estos momentos.

Hay problemas, males o situaciones que solo se resuelven con el paso del tiempo. En particular el refrán se refiere a los males morales, como los causados por el amor, no solamente a los físicos.

Es verdad que, cuando el tiempo pasa, se alivia el dolor porque es nuestro compañero de viaje y no un enemigo como podemos pensar. La prisa nunca es un buena consejera, los problemas tardan en resolverse, así como la desafección; de hecho, toda la energía que habíamos vertido en la persona que perdimos necesita un nuevo objetivo. Incluso los sueños rotos llevan tiempo, porque el cerebro tiene que elaborar nuevos planes y soluciones. Lo mismo ocurre con las pérdidas, porque tenemos que aprender a encontrar un nuevo espacio para nuestro amor.

El tiempo tiene la tarea de encontrar un lugar para los pensamientos, las emociones y las personas. Es lo que nos enseña que nada es para siempre, que todo pasa, tanto las cosas buenas como las malas, y que desde una perspectiva más tranquila todo se ve mejor. El tiempo nos ayuda a madurar y a ver las cosas desde otro punto de vista para aprender y crecer.

El tiempo todo lo cura

Esta es la solución: date tiempo. Pero no un tiempo pasivo, marcado por el movimiento de las manecillas del reloj, sino un tiempo activo, hecho de acción y reflexión. Un tiempo donde reine la calma para volver a trabajar y encontrar un lado positivo incluso en experiencias negativas. Un tiempo para soltar, pero sin dejar de caminar y ayudar cuando nadie más pueda.

¡Date mucho más tiempo para sentirte mejor!

Otros Proverbios

Gallina vieja hace buen caldo
Haciendo y deshaciendo se va aprendiendo
Si hay trato, pueden ser amigos perro y gato
A barriga llena, corazón contento