Zapatero, a tus zapatos

Ideas clave: Intromisión

 

Observaciones: Al parecer, este refrán procede de una anécdota en la que participaron un zapatero y un pintor. A raíz de un comentario del zapatero, el pintor rectificó en uno de sus cuadros la hechura de una sandalia. Pero en seguida el pintor se vio obligado a acallar los comentarios del zapatero sobre la obra, pues aludían a cuestiones ajenas a su oficio, y recomendarle que se ocupara sólo de lo que entendía, los zapatos. Cada uno debe ocuparse de sus asuntos, de su profesión y opinar sólo de lo que entiende, evitando meterse en lo que no le afecta ni entiende.

Otros Proverbios

Al mal tiempo, buena cara
Hacia la Virgen del Pilar comienza el tiempo a cambiar.
Nunca es tarde si la dicha es buena.
Atar los perros con longanizas

¿Estás interesado en alguno de nuestros cursos?