Los viajeros que desean vivir la belleza de la Alhambra no paran leer las varias leyendas de Granada que aún llaman la atención. Hoy revisamos la leyenda de la Puerta de la Justicia, una de las cuatro entradas que construyeron los nazaríes.

puerta-de-la-justicia-leyendas-de-la-alhambra

Cuando se acerque al umbral de la puerta de la Justicia, se puede ver dos símbolos. Por un lado, se puede ver  la mano en la clave del gran arco de fachada y la llave en la clave del arco de entrada. Los que la construyeron (el 1348 mientras el reino de Yusuf I) aseguraron que nadie ningún ejercito podría hacerla caer, por ello, el día que la mano “pudiera coger” las llaves, ese día sería el del Fin del Mundo.

Al mismo tiempo, otros cuentos dicen que la mano y la llave están colocados así en la Puerta de la Justicia que ningún caballero en su caballo y con lanza podría llegar al punto más alto, y en el caso de que eso ocurriera, ese hombre llegaría a ser el rey de la Alhambra.

Esa entrada – la Puerta de la Justicia – es también conocida como Puerta de la Explanada por el amplio espacio que se extendía ante ella. Las otras tres son la Puerta del Vino, la Puerta de los Siete Suelos y la Puerta del Arrabal. Se encuentra las primeras subiendo del centro de la ciudad hacia la famosa Cuesta de Gomérez. Una ocasión especial para disfrutar un ambiente mágico, entre la vegetación y las fuentes, te transporta por seguro al otro tiempo.

El interior, como es característico de estas construcciones defensivas, se desarrolla en doble recodo, salvando un pronunciado desnivel, cubierto sucesivamente por bóvedas de aristas y una cúpula, pintadas con ladrillo rojo fingido, una de las características de la arquitectura nazarí. A la salida se construyó, a petición de los vecinos de la Alhambra en 1588, un Retablo, obra de Diego de Navas el Joven, en el lugar en que se celebró la primera Misa tras la conquista. La cara interior de la Puerta conserva parte de la preciosa decoración original de rombos cerámicos en las albanegas del arco de herradura.

Una vez que estés allí, puedes aprovechar la ocasión y conocer las otras leyendas que hay sobre los monumentos, como los muros de Granada. Si quieres conocerlas, ¡echa un vistazo a nuestra página!

¿Estás interesado en alguno de nuestros cursos?