Quien no llora, no mama.

El significado de este refrán consiste en una situación que cada uno conoce: cuando un niño pequeño quiere conseguir una cosa o, por lo menos, atraer atención de adultos, rompe a llorar.

Por lo tanto, el significado de esta expresión se puede deducir con facilidad: el que no sabe pedir lo que quiere o se queda calladito, se queda sin ello.

Otros Proverbios

Gallina vieja hace buen caldo
Haciendo y deshaciendo se va aprendiendo
Si hay trato, pueden ser amigos perro y gato
El tiempo todo lo cura