Quien no llora, no mama.

El significado de este refrán consiste en una situación que cada uno conoce: cuando un niño pequeño quiere conseguir una cosa o, por lo menos, atraer atención de adultos, rompe a llorar.

Por lo tanto, el significado de esta expresión se puede deducir con facilidad: el que no sabe pedir lo que quiere o se queda calladito, se queda sin ello.

Otros Proverbios

Al mal tiempo, buena cara
Hacia la Virgen del Pilar comienza el tiempo a cambiar.
Nunca es tarde si la dicha es buena.
Atar los perros con longanizas

¿Estás interesado en alguno de nuestros cursos?