Cada palabra está formada por sílabas, entre las cuales hay una que tiene mayor fuerza de pronunciación. La sílaba sobre la que recae el acento prosódico (relieve de la voz), se llama “sílaba tónica”:

BU-ZÓN                    PE-LÍ-CU-LA                     PA-RA-GUAS                     SOL

Todas las palabras tienen una sílaba tónica y además, algunas de ellas tienen un acento ortográfico (tilde), un signo (´) que se coloca sobre las vocales (á, é, í, ó y ú).
A según de su acento, las palabras se clasifican en agudas, llanas, esdrújulas, sobreesdrújulas.

•    Las palabras AGUDAS  son las que tienen el acento prosódico en la última sílaba:

–     Ca jón
–     Or de na dor
–     Re loj
–     Vol ve rás
–     Ma má …

Llevan tilde gráfica todas las palabras agudas que terminan en –n, -s o vocal ( también, almacén, sofá, además…)
Las palabras agudas que no terminan en vocal, o en -n o -s nunca se acentúan.

•    Las palabras que llevan tilde en la penúltima sílaba se llaman LLANAS.

–    Pin tu ra
–    Cal cu la do ra
–    Car pe ta
–    Án gel
–    Pro tes tan te

Estas palabras sólo se acentúan si NO TERMINAN en –n, -s o vocal, sino con cualquier otra consonante ( difícil , cárcel , bíceps , móvil… ).

•    Si la sílaba tónica es la antepenúltima (ESDRÚJULAS), la palabra llevará SIEMPRE tilde gráfica:

– pré sta mo

– hi pó cri ta

– te lé fo no

– cré di to

•    Las palabras SOBREESDRÚJULAS son aquellas que tienen el acento prosódico en una sílaba anterior a la antepenúltima sílaba. Se trata de dos tipos de palabras:

1.    adverbios q terminan en –mente. Estas palabras llevan dos acentos: uno gráfico, que pertenece al adjetivo del que derivan y otro prosódico (tónico).

–     Evidentemente
–     Fácilmente
–     Obviamente

2.    Imperativos de los verbos reflexivos:

–      có-me-te-lo
–      trá-e-me-la

–    Los monosílabos no llevan tilde, a menos que no se trata de tilde diacrítica, apta a diferenciar palabras homógrafas que pertenecen a dos categorías gramaticales diferentes:

más (adverbio de cantidad): Quiero más arroz.
mas (conjunción adversativa con el significado de pero): Le he hablado, mas no es suficiente.

tú (pronombre personal): Es conveniente que lo arregles tú.
tu (adjetivo posesivo): Dale tu dirección de correo electrónico.

él (pronombre personal): ¿Estuviste con él?.
el (artículo): El hombre enseñaba al niño las nubes.

mí (pronombre personal): Todo esto es para mí.
mi (adjetivo posesivo): Trae mi cartera.
mi (nombre común): Intentamos cantar la canción en la escala mi mayor.

sí (adverbio de afirmación): Él sí quería.
sí (pronombre reflexivo): Lo atrajo hacia sí.
si (conjunción condicional): Hablará sólo si yo se lo digo.
si (conjunción de interrogativas directa): Pregúntale si quiere comer.
si (nota musical).

dé (del verbo dar): Déme ese libro.
de (preposición).

sé (de los verbos ser o saber): Yo no sé porque no me habla; Sé un poco menos egoista.
se (pronombre personal y reflexivo).

té (nombre común): Me ha entrado ganas de un té.
te (pronombre personal): Te voy a regalar mi camiseta blanca.

aún (adverbio temporal o de modo con el significado de todavía): ¿Aún no ha llegado?
aun (resto de los casos)

tú (pronombre personal): Tú lo pierdes.
tu (adjetivo posesivo): Dale tu libro.

–    los pronombres éste, ésta, ése, ésa, aquél y aquélla, así como sus plurales, llevan tilde para diferenciarlos de los determinantes equivalentes.

esto, eso y aquello no llevan tilde nunca, puesto que son siempre pronombres.

–    en interrogaciones, admiraciones o expresiones de carácter dubitativo (también en oraciones que presenten un matiz interrogativo o dubitativo, aunque no existan signos de puntuación o admiración), también se acentúan:

cómo: ¡Cómo que no!, Me pregunto cómo habrá venido.
cuál: Esa es la habitación en la cual estuvieron, ¿Cuál es el tuyo?.
quién: ¿Quién lo ha dicho?
qué: Pídele lo que quiere, No sé qué hacer.
dónde: ¡Dónde estuviste ayer!.
cuándo: Hazlo cuando tengas tiempo, ¿Cuándo vienes?.
cuánto, cuán: No te imaginas cuán ridículo estás, ¿Cuantas cosas llevas en la maleta?.

por qué (partícula interrogativa): ¿Por qué no vienes?.
por que (preposición por + pronombre relativo o conjunción subordinante que).  ¿Cuál es la razón por (la) que te fuiste?- Se decidió por que viniera José.
porque (conjunción subordinante causal ) Iré porque me lo pides.
porqué (nombre): Este es el porqué de su decisión.

DIPTONGO

Al unirse en una misma sílaba con vocales fuertes (a, e, o), las vocales débiles (i e u), forman un diptongo. Hay 14 combinaciones de diptongos en español:

ai pai-sa-je ai-res bai-lan-do
au pau-sa jau-la lau-rel
ei rein-ci-dir pei-nar rei-nar
eu reu-nión Eu-ro-pa seu-dó-ni-mo
oi he-roi-cos sois pa-ra-noi-co
ou Sou-za bou Cou-to
ia ma-gia ha-cia de-sa-fia-do
ie nie-ve vier-te sien-te
io vio-le-ta vi-cio o-dio
iu triun-far ciu-dad viu-da
ua cua-tas guar-da cuam-do
ue cuen-ta pue-blo re-sue-na
ui rui-do cui-dar a-mi-gui-tos
uo an-ti-guo am-bi-guo cons-pi-cuo

 

Éstos se dividen entre crecientes, decrescientes y homogéneos. Los que empiezan por vocal cerrada (i; u) son crecientes.

 IE       IA       IO       UA       UE       UO

Decrecientes son los que terminan en vocal cerrada (i; u).

EI      AI      OI      AU      EU      OU

Homogéneos, los que están compuestos por las 2 vocales cerradas

IU        UI

Si el acento prosódico cae en un diptongo creciente o decreciente, graficamente siempre se pone sobre la vocal más abierta.

Si se trata de un diptongo homogéneo, la tilde gráfica se pondrá sobre la última de las dos vocales

¿Estás interesado en alguno de nuestros cursos?